"Pandemia sexual", de Carlos Ávila

Ya podéis escuchar “Pandemia sexual”, el primer adelanto de Pero lo nuestro es cantar, libro-disco de Carlos Ávila en el que encontraréis un libro de poemas y un disco con diez nuevas canciones.

PANDEMIA SEXUAL

Todo empezó en España
tomándose una caña
un gitano y un francés.
Hablando en payo fino
uno propuso un vino
y el otro, copa de jerez.
Mientras hablaban de gobiernos
se pusieron muy tiernos,
se fueron a un hotel.

Les vieron unas viejas,
alcahuetas de iglesia,
y un periodista de ABC
salir enamorados
el francés y el gitano
cantando en rumba a Jacques Brel.
Al día siguiente las noticias
eran ya una primicia
de un mundo al revés.

En la cumbre europea
se discutió este tema
como cuestión fundamental.
Mientras los ciudadanos
se iban metiendo mano,
entrando en cada portal.
No sabían cómo
parar la sangría
de esta pandemia sexual.

Todos los comunistas
y algunos socialistas
ya no leían Carlos Marx.
Mientras los yihadistas
se hacían darwinistas
viviendo en Madagascar.
Ya no se fabricaban bragas,
apenas se compraban
en el centro comercial.

En China por el culo
se daba todo el mundo,
se frenó la natalidad.
Y en Estados Unidos,
ya que les gusta el himno,
se echaron hacia el sexo oral.
Se acabaron las invasiones,
ya solo por cojones
se impone masturbar.

En Tokio y Samarkanda,
Perú y Nueva Zelanda,
se frotan semen en la tez.
En Gaza y Cisjordania,
en Grecia y Alemania,
mean en el vientre de usted.
En Ciudad Juárez ya la droga
es un juego de esposas
enganchado en el somier.

En Cuba y Argentina,
en India y Filipinas,
con muertos hay penetración.
Y como ya es pasado
eso de dios y amo,
se folla en el altar mayor.
En Marruecos las bacanales
se hacen con animales
pa mayor satisfacción.

Hasta la misma reina
del reino de Inglaterra
ya tiene un consolador,
al que le coge asco
porque su hijo Carlos
se lo mete sin pudor.
Ya ni siquiera se hacen odas
porque ahora está de moda
El banquete de Platón.

Y así acabó este mundo
que antes era un absurdo
y ahora una dulce bacanal,
donde hasta los banqueros
se frotan con mineros
y fuman pipa de la paz.
No hay ya intermediarios,
sindicatos ni sicarios,
sino solución sexual.

Todo empezó en España
tomándose una caña
un gitano y un francés.
Hablando en payo fino
uno propuso un vino
y el otro, copa de jerez.
Mientras hablaban de gobiernos
se pusieron muy tiernos,
se fueron a un hotel.
Todo acabó en la sodomía,
que viva el sexo, ¡viva!,
con látigo o sin él.

Carlos Ávila
Pero lo nuestro es cantar
Editorial Gato Encerrado

Pero lo nuestro es cantar se presentará el 18 de enero, sábado, en el Teatro de Rojas de Toledo a las 20 horas. Ya están disponibles las entradas en el taquilla y en la web del teatro:
https://www.teatroderojas.es/es/espectaculo/383-carlos-avila-en-concierto