“To the Censorious Ones” (“A los censores”), de Anne Waldman

I’m coming up out of the tomb, Men of War
Just when you thought you had me down, in place, hidden
I’m coming up now
Can you feel the ground rumble under your feet?
It’s breaking apart, it’s turning over, it’s pushing up
It’s thrusting into your point of view, your private property
O Men of War, Censorious Ones!
get ready big boys get ready
I’m coming up now
I’m coming up with all that was hidden
Get ready, Big Boys, get ready
I’m coming up with all you wanted buried,
All the hermetic texts with stories in them of hot & dangerous women
Women with lascivious tongues, sharp eyes & claws
I’ve been working out, my muscles are strong
I’m pushing up the earth with all you try to censor
All the iconoclasm & bravado you scorn
All the taunts against your banner & salute
I’m coming up from Hell with all you ever suppressed
All the dark fantasies, all the dregs are coming back
I’m leading them back up now
They’re going to bark & scoff & rage & bite
I’m opening the box
boo!

________________________________________________________________________________

Estoy subiendo desde la tumba, Hombres de la Guerra
Justo cuando pensabais que me tenías abajo, en ese sitio, escondida,
estoy subiendo ahora
¿Podéis sentir el suelo retumbar bajo vuestros pies?
Se está rompiendo, se está dando la vuelta, está empujando hacia arriba,
empujando hacia vuestro centro, vuestra propiedad privada
¡Hombres de la Guerra, Censores!
Preparaos, los más grandes, preparaos
Estoy subiendo ahora
Estoy llegando con todo lo que estaba oculto
Preparaos, Chicos Grandes, preparaos
Estoy subiendo con todo lo que queríais enterrado
Todos los textos herméticos con historias de mujeres calientes y peligrosas
Mujeres con lengua lasciva, ojos afilados y garras
He estado trabajando, mis músculos son fuertes
Estoy empujando la tierra con todo lo que intentáis censurar
Toda la iconoclastia y la valentía que despreciáis
Todas las burlas contra vuestras banderas y saludos
Estoy subiendo desde el infierno con todo lo que alguna vez suprimisteis
Todas las fantasías oscuras, todas las heces regresan
Las estoy guiando ahora
Van a ladrar y a burlarse y a rabiar y a morder
Estoy abriendo la caja
¡Bu!

Anne Waldman
In the Room of Never Grieve

David Trashumante presenta su nuevo libro en Toledo

Este sábado, David Trashumante presentará Apenas (Ed. Ya Lo Dijo Casimiro Parker), su nuevo poemario, en Toledo. Le acompañará el poeta Eddie (J. Bermúdez). Será a las 20 horas en Libro Taberna El Internacional (C/ Ciudad, 15).

 

 

 

Estreno de la obra teatral ‘Siguiendo el hilo’, de la compañía Envido a Pares

Esta semana no nos perderemos la obra de teatro Siguiendo el hilo, de la compañía Envido a Pares. En la obra se mezclan la poesía, la música, la danza y el pensamiento crítico. Sylvia González, autora y actriz principal, asegura que no habrá nada de autocensura y que no es una obra apta para “personas intolerantes a la libertad de expresión.”

El guion está elaborado a partir de textos de Elena Román, Carlos Ávila, Félix Chacón, Eusebio González, Sylvia González y Nat  Yot. A los mismos se une la música en vivo de los maestros Luis Gálvez ‘Punto’ y Renzo Ruggiero, así como la danza de Susana Sánchez.

Se estrenará el jueves 12 de abril a las 20 horas en el Teatro de Rojas de Toledo.

 

 

“Yo soy el hombre que lanzó un zapato a Bush…”, de Ángel Petisme

YO SOY EL HOMBRE QUE LANZÓ UN ZAPATO A BUSH,
el hombre que no puede evitar su destino.
Yo soy los niños sin cabeza, los de un ojo en la frente,
los de escamas en el cuerpo
a causa del uranio empobrecido.

Yo no soy Vargas Llosa
justificando la invasión en Diario de Irak,
soy el Museo de Bagdad y la desolación de las vitrinas rotas
las máscaras rituales, los tocados reales, los recipientes de oro
que llegaron a vuestros museos ¡milagrosamente!
Yo soy los niños con bolas de billar en los ojos
que les sobran sonrisas pero les faltan dientes.
Soy la sangre por las calles de Faluya, de Tikrit, de Mosul,
de Baquba, de Kirkuk, de Kerbala…
Los gritos de un mundo de aflicción,
quizás no merecíamos existir,
venid a ver.

Yo soy el hombre de las lágrimas secas,
soy Muntazer al-Zaidi,
el que cuelga en su apartamento
una foto del Che,
el que cumple quince años de cárcel.

Soy el azufre de antes de la lluvia,
soy uno de los ochenta mil de Abu Grhaib,
desnudos, cabezas de bolsa de cartón,
defecan sobre nosotros y nos aplican
electricidad en ano y  genitales.

Yo soy la tristeza de la desobediencia,
en ese zapato iba la rabia del Planeta,
los niños harapientos con más huesos que carne,
yo soy el relámpago que brinca desde Asia.

-¡Este es el beso de despedida del pueblo iraquí,
perro!-, le grité una mañana
en la rueda de prensa
un 15 de diciembre de 2008.

Yo soy la primera guitarra conocida en el mundo,
el texto original del Poema de Gilgamesh,
la biblioteca de Asurbanipal en mármol esculpido,
las tablillas con los primeros escritos del hombre…
Me quedé corto, os hubiese lanzado
todas las armas de destrucción más IVA
que esgrimisteis como razón para invadir
mi hogar.

Este es el zapato más aciago del mundo,
este es el zapato del Nuevo Amanecer.

Yo soy un millón de gotas que murieron de sed,
un millón de iraquíes.

 

Ángel Petisme
La noche 351
Ediciones Hiperión