“Bizitzak” (“La vida que yo veo”), de Bernardo Atxaga

Bizitzak ez du etsitzen
ezpada muga latzetan;
ezpadu Oihanarekin egiten amets,
egiten du Desertuarekin.

Eta hala, Iraila Garo Gorridunak
soilik Elur, soilik Otso,
Barren zabal eta izoztu
izan nahiko zukeen;

Eta izan nahiko zukeen Eguzkiak
Argi huts eta zorrotz
Erleen memoria ahulean;

Gaua, berriz,
hastapenetako garaiaz
oroitzen da bereziki,
orduan ez, baitzen gaua besterik;

Era berean, Egundo Ez
edo Beti Beti
esanka dabil nire Bihotza;
Bi hitz bakarretan
erabakitzen ditu,  zoritxarrez,
bere desira guztiak.

____________________________________________________

La vida que yo veo
anhela los extremos confines,
el Desierto, la Selva y nada más.

Veo que Septiembre,
el de los Rojos Helechales,
deplora su materia;
que hubiera preferido ser
sólo Nieve, Inmensidad y Lobos.

Veo que el Sol
sueña con la pura Luz,
y que la Noche
añora los tiempos primordiales,
cuando todo era noche.

Miro también a mi corazón,
y descubro que sus deseos
se resumen, desgraciadamente,
en dos palabras:
la palabra Siempre,
la palabra Nunca.

 

Bernardo Atxaga
Poemas & híbridos
Visor

“Yo no sé cómo saltar…”, de Juan Ramón Jiménez

Yo no sé cómo saltar
desde la orilla de hoy
a la orilla de mañana.

El río se lleva, mientras,
la realidad de esta tarde,
a mares sin esperanza.

Miro al oriente, al poniente,
miro al sur y miro al norte.

Toda la verdad dorada
que cercaba al alma mía,
cual con un cielo completo,
se cae, partida y falsa.

Y no sé cómo saltar
desde la orilla de hoy
a la orilla de mañana.

Juan Ramón Jiménez
Estío / Segunda antología poética

“La mujer absoluta”, de Félix Chacón

A veces me preguntas
si me fijo en las otras
Yo respondo que sí
No soy de otro planeta
y es normal que lo haga
pero añado enseguida
que a ti es a quien yo quiero
Y de verdad no miento

Es normal que la mente
viva su vida aparte
ella que es la que puede
Por eso a veces busca
a Marta, a Lidia
a Julia, a Sherezade
a Paula o a Vanesa
a Julieta o a Rita
y se acuesta con ellas
por orden o en orgía
gratis y sin riesgos
en privado, en secreto
sin hacer daño a nadie

Pero no soy hipócrita
cuando digo que eres
para mí la mujer
genérica, absoluta
y que hacerte el amor
es igual que follarme
a todas las mujeres
que caben en mi mente
a la mujer mayúscula
que siempre he perseguido
a tu género entero
sobre la piel del mundo
resumido en tu cuerpo
y por mí sublimado

 

Félix Chacón
Decoración de interiores
Amargord Ediciones

“Las estaciones”, de Mario Benedetti

Están en mí las estaciones
como si fueran una sola
las cuatro siempre están en mí
son cuatro franjas de un abismo
desde la aurora hasta el ocaso
la lluvia el verde el sol el viento
sin desvelarme están en mí
son la misión recién nacida
y son los muertos de mi mundo
mis escondidas estaciones
me hacen feliz / sufren en mí
cada una de ellas tiene un cielo
y cada cielo es un espejo
que habla de todos y de mí
las estaciones se congregan
se reconocen y se abrazan
las cuatro siempre están en mí
soy su fervor sus hojas muertas
su granizada sus cosechas
su puerta abierta sus candados
su insolación sus aguaceros
como un destino están en mí
las estaciones se entreveran
para mezclarse con mi vida
para juntarse con mi muerte
y finalmente huir de mí.


Mario Benedetti
Buzón de tiempo

“Encantamiento”, de Ángel Guinda

Cuando en la noche asoman las estatuas del mar,
hay vacas, hay caballos, hay ovejas soñando.
Grita la casa de aire abrazada al aire.
Tú que nos levantaste nos has arrodillado.
Quien perdió la cabeza
mirando fijamente el baile de la llama
es ahora una ermita.
Mutilaciones de luz se ciernen sobre los pasos.
Contra las alas de la concentración
repta la dispersión con sus venenos.
¿Qué oídos y bocas son la noche?
Latigazos de artrosis atormentan los pies
que pisaron las nubes en busca de otras órbitas.
Quien niega lo que viene inoculó en sus ojos
la lejanía hostil de haberse ya marchado.
Tú que trajiste todo, todo te lo llevaste.
Y ante el lago de hielo, capirote de fiebres,
la renuncia contiende con el mundo infinito.
Aún vendrán las imágenes con los ruidos de sal.
Cuando en la noche asomen las estatuas del mar.


Ángel Guinda
Catedral de la Noche
Olifante