“Himno a Satanás”, de Leopoldo María Panero

A Belfegor, dios pedo o crepitus

Tú que modulas el reptar de las serpientes

de las serpientes del espejo, de la serpientes de la vejez

tú que eres el único digno de besar mi carne arrugada,

y de mirar en el espejo

en donde sólo se ve un sapo,

bello como la muerte:

tú que eres como yo adorador de nadie:

ven aquí, he

construido este poema como anzuelo

para que el lector caiga en él,

y repte

húmedamente entre las páginas.

Leopoldo María Panero
Guarida de un animal que no existe
Visor

“Me celebro y me odio”, de Leopoldo María Panero

Me celebro y me odio a mí mismo

palpo el muro en que habrá de grabarse mi ausencia

mientras el poema se escribe contra mí

contra mi nombre

como una maldición del tiempo.

 

Escupo estos versos en la guarida de Dios

donde nada existe

sino el poema contra mí.

 

Leopoldo María Panero
Guarida de un animal que no exise
Visor