“La nada”, de Carlos Ávila

Yo quiero abrirte una ventana,
escuchar los pájaros que cantan en tu fondo,
contemplar la luz más allá de tus pulmones.

Quiero abrir ventanas
como se descorcha un vino,
como se libera a un preso,
como se descongestiona el tráfico.

Ventanas como portales de una casa antigua,
ventanas como universos,
ventanas como miedos.

Un espacio infinito por el que atravesarse,
un espejo nudista en el que reflejarnos.

Ventanas que anuncien
la verdad de las cosas,
que no hay nada, que allá no hay nada,
que un abrazo y un whisky
superan el raciocinio.

 

Carlos Ávila
No todas las cabras están locas
Ediciones Endymion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s