“IV – Cajones de baño”, de Ana Patricia Moya

La sangre rompe cada veintiocho días

con la precisión de un reloj

entre retortijones y compresas de noche

 

mi vientre jamás engendrará

sobrinos para mis hermanas,

nietos para mis padres

 

-somos conscientes de que, con mi generación,

se extinguirán los apellidos-

 

de mi vientre sólo nacen poemas estériles

 

los hijos de la rabia que lloran

por esta madre que no sabe cuidar

de sí misma.

 

Ana Patricia Moya
La casa rota
Versátiles