«Corazón», de David González

si te acostumbras

como yo

a soñar solo

y             a despertar solo

en el lado izquierdo

de tu lecho conyugal,

 

el lado del corazón,

 

has de entender

metértelo bien en la cabeza

que un día cualquiera

el menos pensado

ese corazón tuyo

del lado del cual duermes

se transformará

al tacto

en la sábana

del otro extremo

de tu lecho conyugal:

 

una sábana fría

en la que no duerme nadie

 

ni siquiera tú

 

David González
Loser
Bartleby Editores