“El azucarero”, de Elena Román

En momentos de derrota habría que plantearse otra lucha:

una pequeña, fácil, que se pueda superar sin demasiado esfuerzo.

Algo así como avanzar, con la cara hinchada a bofetadas de amargor,

hacia el azucarero, repitiendo en voz alta que, pase lo que pase,

os comeréis un terrón, que eludiréis los obstáculos diabéticos

y los imperios de la sacarina y, cuando lo tengáis a mano, jurad que os lo

vais a comer… y os lo coméis.

Habría que paladearlo bien porque es la salvación, es un placer.

No cambiará nada pero tampoco habrá agravado el entorno.

Todo seguirá doliendo en su sitio menos la dulzura,

que se habrá mudado a la cavidad auxiliar de la memoria.

Elena Román
Novedades: Ayer. Posible antología 2008-2019
Ediciones Liliputienses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s