“Y llegó la tormenta…”, de Ana Pérez Cañamares

Y llegó la tormenta y apagó la tele.
Ella sola decidió que el madridbarça
era en sus manos un juego para niños.

Nos brindó su espectáculo
de luces y sonido: un show
de vanidad herida hecho
para impresionar.

Vaya si lo hizo. No solo
olvidamos a Messi: olvidamos
hasta nuestros nombres.

Maradona bendiga a todas las tormentas
porque nos apartan de nuestros vicios:
el deseo, el poder, la identidad.

Ana Pérez Cañamares
Las sumas y los restos
Ya lo dijo Casimiro Parker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s