«emaciado por la demencia…», de Federico de Arce

emaciado por la demencia
recuerdo a mi abuelo desnudo
en el pasillo la sonda 
colgando del pene admonitoria
la mano derecha crispada en estigmas
parecía el imposible profeta
de gargallo decía no es mi nieto
ese no es mi nieto ese
es un espía nazi
gritaba a mi madre
yo regresaba de madrid
después de unos meses
ya no me conocía al poco
fue perdiendo el habla
vaciado por dentro se convirtió
en animales maullaba
barritaba graznaba bramaba
trisaba crotoraba voznaba
rebuznaba ululaba agamitaba 
trisaba gruía arruaba 
como un loro garría el dolor
exhausto balitaba como una oveja
crascitaba ladraba como un perro
quería comunicarse con nosotros
y no podía solo el dolor
transmitían aquellos sonidos
inarticulados se grabaron
para siempre en mi alma
en heridas donde el cuerpo duele
escaras solo y llagas 
era mi abuelo al morir un job
torturado por la demencia senil
de un dios sin habla


Federico de Arce
El guardián de la voz
Editorial Gato Encerrado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s