“El pozo al que mi abuela tiró la Astra 300…”, de Javier Manzano Fijó

El pozo al que mi abuela tiró la Astra 300
justo antes de que lo cegaran.
La casa donde nació mi padre,
en la que murieron todos sus hermanos
cuando todavía eran niños.
La mitad del corral que solaron
para que pudiéramos correr sin matarnos.
La cámara llena de sacos viejos
y utensilios de labranza.
La locura de los galgos los días de caza.
Los pájaros a los que acechábamos
y dimos de comer.
Una nada propia,
una memoria tumbada.

Javier Manzano Fijó
La esperanza o el cuerpo
Editorial Gato Encerrado

El viernes 31 de enero Javier Manzano presentará La esperanza o el cuerpo en Madrid. Será en la librería Taiga a las 19 horas.

“Apnea”, de Ángel Manuel Gómez Espada

A sesenta metros de profundidad
el frágil hilo que te guía se disuelve,
desaparece, por más que lo sientan tus manos.
Las criaturas que se te aparecen entonces
es probable que pertenezcan
a las más abismales simas
de tus deseos o pesadillas.

No las toques,
o puede que nunca regreses del laberinto.

Ángel Manuel Gómez Espada
Ventana de emergencias
Huerga y Fierro

“Mi caballo ganador”, de Carlos Ávila

“Mi caballo ganador” es la canción con la que se abre el libro-disco Pero lo nuestro es cantar, de Carlos Ávila, que se presenta el 18 de enero, sábado, en el Teatro de Rojas de Toledo.

MI CABALLO GANADOR

Con un verso de Machado
aprendí de niño a envejecer.
Los amigos, las chicas,
Kortatu y Joan Manuel.

Me gustan los días si se hace el amor,
manos que cruzan la piel,
naves que huyen hacia otro sol,
resacas que nunca dan sed.

Me gusta estar solo buscando un lugar
donde la mente esté bien,
acariciando la libertad,
funambulista sin red.

Si mi Atleti va ganando
y mi perro corre por el jardín
y mi amor me está amando
en un día sin fin.

Entonces no hay ruinas, no hay mediocridad,
no va el palmero a aplaudir,
no están los dueños de la maldad,
no sueña nadie morir.

Entonces me gusta ver la realidad
como si fuera una luz
que en mi penumbra viene a alumbrar
futuros con un cielo azul.

Cuando dos gotas de agua
se convierten en lluvia de abril,
multiplican el miedo
del que va a dividir.

Y aunque nos confundan con frases de ayer
inventadas por su dios,
solo el amor es toda mi fe,
mi caballo ganador.

Y aunque hagan sus muros y diques al mar
con banderas de papel,
haremos puentes para volar,
gafas para poder ver.

Carlos Ávila
Pero lo nuestro es cantar
Editorial Gato Encerrado

“Principios constitucionales”, de Carlos Ávila

El consenso de tus labios
y los míos.
El derecho a la autodeterminación
de las medias naranjas.
Ser libres, ante todo ser libres.
La total desaparición de las fronteras,
incluida la ropa,
y un pacto de no agresión
basado en los principios generales
de John Lennon.
Un tratado por el cual
se establece una raza superior:
las personas que sonríen.
Los xenófobos e integristas religiosos
serán condenados a viajar
y conocer mundo.
Y se establece un único premio Nobel:
al que logre amar más que nadie.
La defensa de estos principios constitucionales
descansará en las personas.
Y solo cuando se vean amenazados
se podrá hacer uso
de la poesía.

Carlos Ávila

“Principios constitucionales” es uno de los poemas incluidos en Pero lo nuestro es cantar, libro-disco publicado por Gato Encerrado. Se presentará con un concierto el 18 de enero en el Teatro de Rojas de Toledo: https://www.teatroderojas.es/es/espectaculo/383-carlos-avila-en-concierto

“¿Por qué tienes nombre tú…?”, de Pedro Salinas

¿Por qué tienes nombre tú,
día, miércoles?
¿Por qué tienes nombre tú,
tiempo, otoño?
Alegría, pena, siempre
¿por qué tenéis nombre: amor?

Si tú no tuvieras nombre,
yo no sabría qué era,
ni cómo, ni cuándo. Nada.

¿Sabe el mar cómo se llama,
que es el mar? ¿Saben los vientos
sus apellidos, del Sur
y del Norte, por encima
del puro soplo que son?

Si tú no tuvieras nombre,
todo sería primero,
inicial, todo inventado
por mí,
intacto hasta el beso mío.
Gozo, amor: delicia lenta
de gozar, de amar, sin nombre.

Nombre: ¡qué puñal clavado
en medio de un pecho cándido
que sería nuestro siempre
si no fuese por su nombre!

Pedro Salinas
La voz a ti debida
Alianza

“Robinsón”, de Félix Chacón

Es hora de aceptarlo

Nadie vendrá a buscarte
a esta maldita isla

Te habrán dado por muerto
Se olvidarán de ti

Y ya debes saber
que si nadie te ayuda
no podrás escapar

Es hora de aceptarlo
de construir tu casa
de cultivar tu huerto
de hacer lo necesario
para pasar la vida
sin ninguna esperanza

Félix Chacón
Material de derribo
Espasa