“Esos días”, de Karmelo C. Iribarren

Hay días
en los que levantarse de la cama
suele terminar siendo
más que un acto rutinario
un gesto épico.

Y no me refiero ahora a las resacas
ni a que caigan
chuzos de punta ahí fuera
ni a que hayas roto con ella.

Me refiero
a cuando te quieren y hace sol
y no te duele nada,
a cuando tienes el mundo
rendido a tus pies

y no te basta.

Karmelo C. Iribarren
Mientras me alejo
Editorial Visor

“Yo”, de Vanessa Jiménez

No quiero dejar de escribirme
con las manos de otro entre las mías,
con las aspas que nos giran y dispersan,
con la duda mordiendo mis rodillas.

No quiero dejar de escribirte,
con el puño como sombra,
con la boca cosida a mi silencio,
con olvido del mundo que te aguarda.

No quiero, pero quiero:
escribir,
desde la clara calma de mis mares,
desde la oscuridad en su hora no forzada,
desde la verdad que no excluya ruiseñores,
desde el cariño con que riego mis cristales,
desde el cuerpo que me llama y que deseo,
aunque no tenga tu alma,
desde el alma cuyo cuerpo no visito
y que no tengo,
desde ti, desde él, desde nosotros…

Todos, prisioneros de mi cárcel,
enlazados a las telas de mi vida,
que descoso ahora una por una,
que debo separar ya de esta urdimbre,
que han flotar solas y llorarme.

Voy a apagar todos los gritos de la tarde,
a desnudar mi hoy y a poseerlo,
a beber de la arteria que desangro.

Voy a ser yo,
sola y en huesos,
desértica y lejana,
egoísta amante de mí,
triste campana que vuela
y se redobla en eco blanco.
Voy a ser yo
para ser de todos,
para tener el amor,
la vida
y la muerte
dentro.

Vanessa Jiménez
De pájaro y muertes
Editorial Gato Encerrado

De pájaro y muertes se presentará el día 26 de abril a las 19.30 horas en el auditorio del Palacio de Pedro I de Torrijos (Toledo).

“De pequeños huíamos de la realidad…”, de Óscar Aguado

De pequeños huíamos de la realidad aunque la realidad era amable y bobalicona. Nos aburríamos con sus raíces, devorábamos su canción. Buscábamos los libros para encontrar en ellos el tiempo que no habíamos vivido, para habitar ese espacio peligroso, resbaladizo, donde los ojos de los espectros nos cambiaban la vida a cada segundo. Ahora buscamos la realidad aunque sea áspera y voraz. El más allá es un tapete donde se juega una partida de locos, un truco de magia del que no nos interesa formar parte. Y la realidad es un cajón donde hemos guardado las gafas y el reloj. De pequeño crecías en la realidad y levitabas en la fantasía. Ahora este mundo de cartón, esta corrompida realidad, ha arrasado con todo, se ha llevado consigo hasta el sentir venidero. Y esas señales que te indicaban el camino de la fantasía te han llevado a un precipicio, al fin del mundo, donde o saltas o regresas a la realidad.

Óscar Aguado
Esperando en la estación a la chica del psiquiátrico
Ediciones Mandres

“La cara de un candidato político en un cartel callejero”, de Charles Bukowski

ahí está él
sin demasiadas resacas
sin demasiadas peleas con las mujeres

sin demasiadas ruedas pinchadas
nunca un pensamiento de suicidio

no más de tres dolores de muela
nunca le faltó la comida
nunca en la cárcel
nunca enamorado

siete pares de zapatos

un hijo en la universidad

un coche nuevo

pólizas de seguros

un jardín muy verde

el cubo de basura con la tapa ajustada

será elegido

 

Charles Bukowski
El infierno es un lugar solitario
Editorial Txalaparta